tomatina.jpg

Una de las grandes fiestas que nos encontramos durante el verano, es la clásica Tomatina de Buñol, una fiesta en la que todos los participantes salen de un color rojo tomate, ya que se trata de lanzar tomates unos a otros. Este pueblo de España tiene como fiesta tradicional la Tomatina y desde hace varias décadas hace del mes de agosto el mes de la Tomatina, una fiesta que muchas personas no se quieren perder cada año, por lo que el número de visitantes en el mes de agosto sube bastante.

Buñol se ha hecho famoso gracias a esta fiesta y es uno de las fiestas más interesantes del mes de agosto, sobre todo porque a todo el mundo le suele gustar lanzar los tomates contra otras personas, sin importar mancharse completamente de rojo, porque se trata de disfrutar de esta tradicional fiesta y refrescarse con el agua que contiene el tomate. Es cuestión de gustos, pero cada año llegan mucho más visitantes de diferentes partes del mundo y lo hacen para disfrutar con una fiesta muy atractiva.

Los tomates usados en esta fiesta no son de primera calidad, sino que son los que están muy maduros y prácticamente no son de una calidad muy buena, por lo que no se desperdicia nada de alimento y además son tomates que contienen una gran cantidad de agua y se rompen fácilmente. Después de las horas de fiesta, las calles del pueblo quedan completamente llenas de un color rojo muy intenso y los vecinos son los encargados de limpiarlas adecuadamente.

Vía|Pasionturismo
Foto|Arxxiduc